Por fin una buena noticia para la libertad de expresión dentro y fuera de la blogosfera. El blogger marroquí Mohamed Rayi, que había osado escribir un post criticando unas medidas ‘sociales’ del rey Mohamen VI, había sido condenado en primera instancia a dos años de cárcel “por “humillar a la persona del rey”, en un proceso judicial que podríamos tildar de sumarísimo, ya que culminó en apenas cuatro días.

Han sido precisamente las sospechas en torno al proceso lo que le ha valido la libertad a Rayi, ya que un grupo de abogados del Sindicato Nacional de la Prensa Marroquí (SNPM) se movilizó de inmediato para denunciar las irregularidades del juicio, alegando ante el Tribunal de Apelación.

Pero no nos hagamos ilusiones, esta victoria no sólo es parcial, sino que además no entra en la raíz del problema, que es la libertad del blogger, del periodista y de cualquier persona de expresar sus opiniones libremente sin temor a ser represaliados, encarcelados e incluso ejecutados.

No olvidemos que, hoy por hoy, las encarcelaciones de blogger siguen a la orden del día.

Share