Los ministros de Cultura de la Unión Europea han mostrado su parecer con respecto a la distribución de obras artísticas por la Red, la ‘piratería’ y las formas de combatirla. Aunque mantienen el discurso oficial de la industria y las sociedades gestoras de derechos, sin el más mínimo espíritu crítico y sin profundizar en los grandes cambios que está experimentando el sector, al menos sí tienen claro una cosa: la protección de la propiedad intelectual no puede vulnerar, en ningún caso, derechos fundamentales como la privacidad y la libertad de expresión.

Se trata de las conclusiones de una reunión mantenida el pasado viernes, 20 de noviembre (PDF), y suponen todo un golpe a las opciones que pretenden entrar a saco en la intimidad de los internautas con el objetivo de proteger los intereses de unos pocos, cuya máxima expresión en Europa es el denominado ‘modelo Sarkozy‘.

Entre las conclusiones destaca la siguiente nota:

la distribución en línea de material cultural y creativo, en particular vía Internet, proporciona una oportunidad enorme para que todo el mundo pueda tener acceso a la cultura, para el desarrollo económico, el empleo y la diversidad cultural”.

Si fueran realmente consecuentes, creo que las conclusiones deberían ser mucho más progresistas. La brecha parece que se abre muy lentamente, pero se abre al fin y al cabo, que es lo que importa. A ver si se entera nuestro ministro.

Vía: Slashdot

Share