iiijajajaja

Ustedes, no sé, pero yo soy un acérrimo detractor de la publicidad online con audio no deseado. Es algo que suele gustar mucho a algunos creativos despistados que piensan que, de esta forma, atraen más potenciales clientes a su banner, cuando la realidad es que más bien los espantan. Y estos días estoy de los nervios con una campaña de Adsense presente en la mayor parte de las web que visito, y que te sobresalta cada pocos minutos con una risa enervante, en teoría para una chorrada de tal calibre como adivinar la fecha de tu muerte. Ni pincho ni pincharé jamás. Todo lo contrario, salvo necesidad imperiosa, cierro esa página inmediatamente. Por cierto, si alguien quiere jugar a pitoniso de su propio deceso, visiten The Death Clock, es gratis y sin ruidos.

Share