Hay novedades con respecto al ‘affaire’ entre Adsense y este blog que leen por el vídeo de ‘Sin tetas no hay lavadoras‘, y desafortunadamente en dirección diametralmente opuesta a lo expresado en nuestro último post al respecto. Muchos habrán notado que, desde entonces, en que parecía que todo quedaba solucionado y que la publicidad estaba pendiente de aparecer, los bloques han permanecido vacíos. No es algo que me inquietase demasiado, pues entendía que si para retirármelos habían tardado una semana, para reponerlos podrían tardar lo mismo.

No obstante, y como medida de previsión, ayer por la mañana llamé a José Luis López de Ayala a la sede central de Google España, mi interlocutor en este caso, por ver si sabía cuándo se volvería a mostrar la publicidad. Sin embargo, su respuesta me dejó completamente desconcertado: estaba trabajando en ello, pero me advertía que había algún sector que no estaba muy por la labor del acuerdo que apenas 24 horas antes habíamos alcanzado. Me preguntó si habría alguna posibilidad de eliminar el vídeo del post, y le contesté que, en base a todo lo que ya había argumentado en mi correo de respuesta y conversación telefónica, evidentemente no. Quedamos en que seguiría mirando el tema.

Esta mañana he vuelto a telefonear y ya directamente me comenta que si no se puede elminar el vídeo entonces la cuenta queda bloqueada. Le comento que pensaba que cuando hablabla con él hablaba con Google, y que el acuerdo que habíamos alcanzado, en base al cual redacté el anterior post, iba a misa, tanto por mi parte como por la de ellos. Me dice que sí, que sí hablaba con Google y que la posición de Google es la de que ese vídeo les expone a una demanda por parte de los clientes (?!).

Así que, blanco y en botella… Google es soberano en su parcela y yo soy soberano en la mía. A mí nunca se me ha ocurrido exigirle a Google que no muestre según que anuncios en mi blog y, desde luego, no voy a permitir que ellos decidan qué contenidos puedo publicar en Mangas Verdes. Si las partes de un contrato no llegan a un acuerdo la cosa es bien sencilla: se rompe la baraja. Y eso es lo que hemos hecho.

Sin embargo, quiero dejar aquí constancia de las argumentaciones que nos hemos cruzado en esta conversación final, para que cada cual saque sus conclusiones:

Google (José Luis López de Ayala):

  1. Google tiene que proteger a los clientes de Adwords.
  2. Mangas Verdes no es sospechoso de publicar contenido contrario a las políticas de Adsense.
  3. Ese vídeo en concreto puede provocar una demanda contra Google.
  4. Google no puede filtrar qué anuncios se muestran en cada web.
  5. Google aplica el mismo rasero a todos los editores.
  6. No tenemos constancia de que exista contenido sexualmente explícito con bloques de Adsense en la Red.
  7. No tenemos constancia de que el vídeo que aparece en Mangas Verdes aparezca en otros sitios de la Red.
  8. La política de Adense es inflexible.
  9. El equipo de Adsense ha cambiado impresiones contigo a través de varios correos. ¿Ah, no? Me habían dicho que sí.
  10. La llamada anterior era sólo para dar una sensación de cercanía.
  11. Hay que retirar el vídeo.

Mangas Verdes:

  1. Creí que teníamos un acuerdo y que Google entendía la situación.
  2. Entiendo que Google tiene que proteger a sus clientes.
  3. Mangas Verdes no ha violado las políticas de Adsense.
  4. Las políticas de cualquier empresa están para evitar desmanes, pero han de ser lo suficientemente flexibles para no incurrir en errores ni injusticias.
  5. El post en cuestión es informativo, hace referencia a un vídeo público que ha levantado expectación, se advierte claramente del contenido y hay que darle al ‘play’ para verlo.
  6. El vídeo en cuestión no puede calificarse como material para adultos, ya que se trata de un anuncio comercial en el que sólo se muestra el pecho de unas cuantas mujeres, un tipo de desnudo que se puede encontrar en millones de páginas en la Red con publicidad Adsense e incluso en servicios propios de Google como YouTube, por no decir ya en medios tradicionales como periódicos y televisión.
  7. Si Google aplica a rajatabla y sin matices, como hace con Mangas Verdes, sus políticas de Adsense, tendrá graves problemas, especialmente con blogs y medios informativos.
  8. De hecho, no sé por qué no se aplica el mismo criterio: no hace falta un bot para descubrir en los medios online y buena parte de los blogs contenido similar al del vídeo a mansalva. Basta con echar un vistazo por encima.
  9. El equipo de Adsense no me ha vuelto a escribir ningún correo tras mi respuesta inicial. El único contacto con Google ha sido telefónico y a través tuya.
  10. Google tiene que hacer un esfuerzo por conciliar los intereses de sus clientes con la libertad de expresión e información, un derecho básico y consitucional. No es difícil para ellos: basta con articular un filtro personalizado por cliente para que sus anuncios no aparezcan donde no quieran.
  11. Entiendo que el bloqueo de mi cuenta es una medida arbitraria, caprichosa y centrada especialmente en este blog por alguna razón que se me escapa.
  12. Si ésa es la postura de Google, estoy encantado de romper mi relación con Adsense. En principio, en Mangas Verdes, y probablemente en el resto de mis dominios.
  13. Si algo nos diferencia de los viejos medios es precisamente nuestra determinación en no supeditar nuestros contenidos a los intereses de terceros. Google debería considerar seriamente esta premisa.

[poll id=”19″]

Share