Vientos de cambio en el sistema educativo inglés, lo que puede ser un presagio de tormentas revolucionarias a escala global. Mientras unos se empeñan en combatir las nuevas herramientas y usos en el ámbito digital, otros caen en la cuenta de que, simplemente, no hay otro futuro. El el proyecto de reforma de los planes de estudio británicos incluye asignaturas hasta ahora inéditas, aunque muy cotidianas para la inmensa mayoría de los estudiantes del planeta:

Los niños deberán abandonar la escuela primaria familiarizados con el uso de los blogs, podcasts, Wikipedia y Twitter como fuentes de información y comunicación. Además, deben ganar fluidez con el teclado además de la escritura a mano, y aprender a utilizar un corrector ortográfico”.

Nada, que de aquí a 100 años, todos pendejos electrónicos… y calvos.

Vía: publico.es

Share