Mangas Verdes cumple hoy cinco añitos desde que aquel 27 de abril de 2004 publicamos nuestro primer post reflexionando sobre el diálogo. Sin saberlo, a la larga, habíamos comenzado entrando a saco, aunque sea de forma indirecta, en una de las características que luego sabría conformaba una de las bases de la web 2.0. Diálogo, conversación, multidireccionalidad de la comunicación.

Son cinco años ya y la pasión permanece intacta. Incrementada, diría yo, tras compartir con lectores, bloggers, amigos, usuarios pasajeros que llegan de la mano de los robots y los buscadores, opinadores de toda condición, críticos amables y críticos implacables, trolls buenos y trolls malos, plagiadores varios, fans que haberlos haylos, detractores con o sin fundamento, presiones profesionales, presiones comerciales, algún despido de por medio, algún chantaje inútil, envidias y admiración a granel, intentos de censura, propuestas revolucionarias… En fin el rico universo del pensamiento y la condición humanos, con sus virtudes y sus miserias, condensados en algo más de 5.600 posts, casi 31.000 comentarios, no sé cuantos miles de pingbacks y trackbacks, no sé cuantos miles de comentarios míos en otros blogs, no sé cuántas referencias, algún invento que otro, cierto número de aportaciones, varios aciertos, muchos errores, algunos premios, mil y pico followers en Twitter, otros tantos en Facebook, enredado en Las Ideas, enredado en Minoic, enredado en iCities, enredado en Bitacoras.com… enredado.

Pero me quedo, me sigo quedando con el descubrimiento y la pasión. Sigo asistiendo al milagro de la Red y la tecnología con los mismos ojos del niño que sabe, porque lo siente, que acaba de nacer y no desdeña nada, ni la primera nalgada que le advierte de que esto de vivir conlleva el peaje del llanto ni la primera sonrisa ante la primicia del pezón que le anuncia que igual hay peajes mucho más dulces, cálidos y dadores de vida.

Me quedo, en definitiva, con toda la gente extraordinaria que he conocido, con la que aún no conozco pero me conocen a mí, con la que no me conoce pero yo admiro, y con la que ni me conoce ni conozco, pero sé que descubriré en cualquier momento.

Esto es la Red. Esto es la vida. Y esto es Mangas Verdes, cinco años después, celebrando el primer día del resto de su vida.

Miles de besos volados a todos. Y muchas gracias por estar ahí. 1.825 días después, Mangas Verdes sigues siendo tú. Y yo. Nosotros, vosotros, y hasta ellos.

NOTA: Quería celebrar este día sorteando el netbook que me correspondía por mi participación en El Post Imposible de Vodafone. Con esa intención (y porque me gustaba la idea) acepté la propuesta de post patrocinado. Tres meses después, aún no sé nada del netbook ni nadie de Vodafone se ha puesto en contacto conmigo para confirmarme si algún día me llegará. A estas altura me trae sin cuidado, porque ya me han chafado la sorpresa. Lo que sí tengo claro es que iré con mucho cuidado de aquí en adelante en mis acuerdos, si es que ya me atrevo a hacer alguno, con Vodafone. En cualquier caso, si algún día me llega, realizaré el sorteo tal como había pensado. Quién sabe, quizá, cuando cumplamos 6 años o más 😛

Lo siento.

Share