La noticia de la muerte de Michael Jackson, en TZM.

La noticia de la muerte de Michael Jackson, en TMZ.

Se elude en prácticamente todos los medios tradicionales y sus extensiones digitales. Se obvia como si ignorarlo cambiase en algo la realidad. No se cita, haciendo caso omiso a lo que mandan los cánones, entre las fuentes de la noticia, e incluso ha desaparecido ya de algunas informaciones que en un primer momento sí lo acreditaban. Pero el hecho es el que es: la primicia sobre la hospitalización y muerte de Michael Jackson no fue obra de un periódico, una radio o una televisión, sino de TMZ, un blog especializado en noticias de ocio y celebridades.

Resultaba del todo curioso anoche observar cómo la práctica totalidad de los medios hispanos señalaban la web de ‘Los Angeles Times’ (LAT) como fuente, primero, del ataque al corazón y, luego, de la confirmación del fallecimiento de la estrella del pop. Curioso y sonrojante porque el prestigioso diario estadounidense no hacía otra cosa que repetir, citándolo, lo que TMZ iba publicando por sus propios medios, con añadido de imágenes y declaraciones exclusivas. Es decir, que LAT no hacía más que de altavoz, de cara a la prensa tradicional, de la información que ofrecía puntual y rigurosamente el blog.

Cierto es que TMZ no es un blog personal y que forma parte de un entramado empresarial compuesto por Telepictures Productions y AOL, pero no deja de ser un blog, en formato y espíritu, al fin y al cabo, y como tal ha obtenido ya varios premios como, por ejemplo, el de Breakout Blog of 2007 otorgado por Newsweek. Lo que sí queda claro es que se trata de un medio nativo de la Red, no convencional y en absoluto asimilado al periodismo tradicional. TMZ ha lanzado otras primicias de fuertes repercusiones en el mundo del ‘famoseo’, como la detención de Mel Gibson por conducir bajo los efectos del alcohol o la separación de Britney Spears y Kevin Federline.

En el otro lado de la moneda se encuentra Perez Hilton, otro popular blogger del ‘corazón’ en USA, que se ha situado en este triste episodio en las antípodas de TMZ, dando rienda suelta a su vocación de rumorólogo con informaciones falsas que en Mashable no dudan en calificar como “daño sin precedentes a la causa de los ‘social media” y un grave peligro “para la credibilidad de todos los bloggers”. Perez Hilton llegó a publicar que todo era un montaje y que Jackson “estaba fingiendo un infarto” (el post ha sido retocado, pero canta en Google).

Así pues, creo que este caso (que no es el primero ni, desde luego, será el último) puede servir perfectamente para ilustrar a aquellos que cuestionan reiteradamente la ‘relevancia’ de los blogs y su ‘poder’ frente a los medios tradicionales, poniendo en tela de juicio su capacidad para generar noticias y llegar más allá de su círculo de lectores; pero también para quienes consideran que en esto del ‘periodismo ciudadano’ todo vale y que el simple hecho de tener un blog convierte a cualquiera en periodista. TMZ y Perez Hilton, respectivamente, son dos pruebas fehacientes, en un mismo suceso informativo, de la grandeza y las miserias de los nuevos modelos de comunicación.

Share