Santiago Auserón

La sociedad española atravesó un momento en que había mucha originalidad. Luego, algunos artistas con talento dejaron la pelea y abandonaron la iniciativa de la música en manos de la gente de los negocios. Así que la gente de los negocios empezó a dejar de lado a los artistas más interesantes porque, en connivencia con los grandes grupos de la industria, descubrieron que promocionar lo más fácil y vendible creaba fortunas inmensas. Y eso ha sido un tapón muy serio para la cultura musical española. Todavía padecemos las consecuencias y seguiremos padeciéndolas durante largo tiempo porque eso ha educado, o maleducado, a una generación entera”.

Los artistas sobrevivimos si mantenemos a los fieles‘, Santiago Auserón en laprovincia.es


Lo pensaba hace ya un par de décadas, cuando me dedicaba de lleno a la música, y lo sigo pensando hoy día: la industria musical española (por geolocalizar) emprendió tras la célebre Movida una carrera suicida que la ha llevado al más absoluto de los fracasos. El paralelismo con la prensa es impresionante. Ambas, con una crisis por méritos propios larvada en años de vacas gordas, llegaron a la era de las nuevas tecnologías vistas para sentencia. Internet no es la causa de su fracaso. Ha sido, como mucho, la puntilla.

Santiago Auserón es probablemente, en estos momentos, el analista más potente del mercado musical español.

Share